Madala 2 Amor es

Amor, niña que se mece en su columpio de hojas

ventana y espejo para las estrellas que noche tras noche saborean los rojos frutos de tu boca

Amor, árbol hijo del éter , de la mente y el rumor de las neuronas.

Amor casa y jardín sostenido en la mirada de la luz

niña ausente en la fresca leche del hogar.

Amor, músico roquero que abraza los escenarios de la vida

niño y guitarra eleéctrica en la que ecos y rayos del sol se vivifican

hasta engendrar caminos celestes para las aves del porvenir.

Casa amor y amor casa de estrellas, dorado amor ¿,

canto y pan de oro, amor alegre de puertas infinitas

meditabundo en el presente pero henchido de vida en las bailarinas esferas de una noche futura.

Amor de niña y niño que se entregan a la brisa de encajes,

a su escenario colgante, al sabor de la cereza del mítico árbol

del amor de los amores.

Amor, columpio alegre y vivo, alimento de las estrellas que se devoran a sí mismas

amor olvido de la sonrisa rescatada por una fuerza invisible en el reflejo del niño antiguo y primordial.

Amor que se columpia y lanza al abismo de la felicidad cuando tus ojos

sacrifican su mirada y bajan para rescatarlo, al paraíso perdido de mi cuerpo.