ÉL GOLPEÓ EN EL CORAZÓN

Con un bastón ardiente

en un segundo seco todo se extinguió

dijo: «nos vemos en noviembre cuando el viento sabe a muerto

y el frío del invierno sea un rumor,

cuando la nieve sea un cuento largo y blanco

porque ni las flores de marzo ni los aires de abril

me traerán de regreso»

yo me puse a temblar entre sus piernas

Cosechando la ausencia de quien se va.

 

Acepté que regresará, cuando los muertos se levanten.