La Carta

paloma

La carta era breve y concisa, aludía a la destinataria  todos sus encantos y hacia gran elogio a sus virtudes, donde él explicaba a su amada que partiría en busca de fortuna y renombre permitiéndose regresar coronado de glorias y dinero para  honrarla y vivir felices el resto de su vida juntos para siempre, sin embargo, el jamás imagino que su amada y virtuosa Margot Zota, careció de institutriz y dando por asentado que la carta seria leída a su brevedad posible en cuanto llegara a las manos de su amada, partió a su aventura.

El enamorado corto y desalineado se lanza a la aventura pidiendo aventones sin rumbo fijo solo persigue la fama y fortuna sin saber cómo. Entre los viajeros que lo han llevado en aventón, le han hablado de  algunas artes  del espectáculo callejero, y  además, los más famosos son aquellos decididos y con un amor esperando su regreso como el, animándolo así  a seguir con su gran sueño, entonces, al llegar a una gran ciudad se propone iniciar su carrera artística sin conocimiento alguno en la actuación o siquiera de hablar en público, su atuendo parece un disfraz muy original, al de un espantapájaros y sin más que ponerse comienza a representar sus acrobacias, no atrae a la concurrencia, esta hambriento y desesperado, se sienta a mitad del zócalo un domingo y llorando como niño su desventura, recuerda en voz alta su vida, reclamándose su insolvencia, causando gracia a los transeúntes quienes al verlo carcajean y le aplauden, otros solo se ríen y le otorgan chiflidos por su gran tragedia amorosa regalándole todos algunas monedas por lo que creen un show, fue así como dio comienzo a su estrellato haciéndose de un nombre, el “pingajoso” callejero.  Entretanto.

La princesa Zota ha recibido la carta de su amado, pues su inconfundible aroma lo delata a metros de distancia.-¡ay amor! que    todo lo  ve  hermoso y  cualquier  desencanto tolera.

Abraza la carta como si  de él se tratara, la guarda en su mandil mientras muy afanosa se apresura a terminar su jornada del día, en la casa que se desempeña pensando con quien podrá compartir la lectura a la carta de su amado, de pronto, piensa en su patrona, que la tiene en gran estima y es de su confianza, decidida va con ella quien le dice que no es la persona indicada de enterarse de cosas intimas entre enamorados, pensativa y emocionada ya por saber que le dice, piensa con quien más podría compartir su carta de amor, entonces, se dirige con su tío que ya es muy anciano, pero él le contesta que no podrán leerla, porque sus lentes se han roto y que además se está quedando sordo, ansiosa por ya conocer su contenido se sienta afuera de su casa y abriendo su carta no sin antes inhalar su hediondo aroma, la mira y mira sosteniéndola entre sus manos sus ojos están clavados en la carta y por momentos la baja con tremendo suspiros, y en eso estaba, cuando llega su vecina chismosita, quien le dice, ¿Que es tan importante que te tiene tan atenta? Entonces Margot Zota pensando que podría compartirla con alguien, se la extiende para que la lea, la vecina solo alcanza exclamar un; ¡Ah!, ¡Huy! ¡No! ¡Qué barbaridad! ¡Sorprendente! … y hasta que intrigada Margot Zota le dice ¿Que es lo que te causa tanta admiración, que dice, que pasa? Dime,

A lo que la vecina contesta ¿Cómo? ¿acaso no ya la leíste?

Entonces con mucha pena la enamorada Margot Zota le confiesa que no sabe leer y como, angustiada, ha buscado quien pueda decirle que es lo que dice su carta, sorprendida su vecina le responde con ironía que ella tampoco sabía leer y lo único que  admiraba en la carta fue la letra tan  horrible, no saber leer y el no poder soportar su hedor.