Tenga a bien

Tenga a bien

Quien escribirá mi obituario?
De las manos de quien surja
Dependerá mi suerte,
El último rótulo como epitafio
Que de vez en vez
Y de cuando en cuando
Desempolvaran a la hora del café
O a cada tantos lustros.
Me definirá aunque sea bosquejo
O simple garabato en servilletas.
Habrá quien me postule apenas
Para no ser más de lo que fui,
Uno entre millares
sin escarapelas ni galardones,
Títulos nobiliarios o apenas motes.
También quien coloque en mi frente
Una corona de espinas,
No para beatificarme
Más bien para aclararme
Que somos un muerto más,
Y los muertos son patrimonio del pasado,
Que abandonan su ego
Y recogen su alma,
Su única pertenencia real,
El resto…
Sólo nos valió como disfraz
Sobre este incierto escenario
Al que le llamamos vida.
Sin embargo pasamos a ser memoria,
Generalmente plausible,
Son millones los muertos malos
Pero más millones aún los que no recordamos.
Tuve ego, tengo ego.
Me gusta el aplauso y el beso,
Las luces y la noche,
Pero me rehuso a las sombras,
No sea cosa que con las mías
Se abracen y se haga peor
Transitar este laberinto
Hasta que alguien escriba mi obituario,
Si es usted tenga a bien señor
No olvidar de escribir sin faltas mi nombre.

Carlos Mazzeo