Venas


¿A dónde van 

los
 humos de mi verdad? 

¿A 
dónde van 

los
 cantos verdes?


En los ecos de mi voz

se resuelven,

en
 el quemado sol de Estagira,

en
 el latir del corazón 

desencadenan
 

un triste son 
 

que se 
entonó siempre 

con 
manos mudas 

en
 el correr de las venas 

alcanzaron con su hiel 

al 
césped 

donde
 lloró el rocío, 

toda
 la piel 

toda
 la noche.