Si me abres cenaré contigo

Escucho el toc toc de la puerta de mi corazón.

Me alejo de ella y me hago la desentendida,

vuelvo a ponerme mis audífonos y canto la canción.

No sé por qué no abro, no me lo dice mi almohada hundida,

me tomo mis pastillas para dormir, despertar, y gozar,

me concentro en mi Whats, mi Face, y mi red difundida.

Sé que si abro, empezará a mejorar mi vida, y volveré a danzar…

me ofrecerá su mano quien me ama tanto, y me sonreirá.

Dejaré los ansiolíticos, tabaco, y hamburguesas en el bazar.

Pero, seguiré viviendo a mi manera y así la vida se me irá.

Moriré como hasta ahora, con la puerta tapiada y endurecida,

a menos que, un día la abra y cene contigo… me late.