Segunda infancia

Fue el tiempo oblicuo

de perla escondida

capullo de la oculta

dimensión de la rosa,

fui yo, antes de mí misma,

ninfa de las plumas blondas.

El salto de la cuerda

que rebota en una risa

hizo eco en las naranjas losas

que el sol reflejó en la sombra

de todas las flores sumisas.

El nacimiento del color en su vereda

dirigió la esencia de las dulces frutas.

Fue invierno, pero el verano se ocultó

en el pecho de la otoñal primavera.