Por Mis Trece Huevos

INT./LA SALA DE UN DEPARTAMENTO/TARDE

Interior de un departamento, VICTOR camina de un lado a otro entre muchos ramos de flores.

VICTOR
(mordiéndose las uñas)
Ay dios mío ayúdame… esta pinche CLARIDOVSNA que no llega, ya lleva más de media hora retrasada.

 Tocan el timbre. Es la cartomántica. Victor va a abrir la puerta

 VICTOR
¿Quién es?

CLARIDOVSNA
Soy yo Victor ábreme, chico

 Victor abre y aparece una mujer de larga cabellera, una falda larga como de gitana, centenares de pulseras de aluminio de colores que suenan con cada movimiento de sus manos y unos aretes de pluma demasiado largos.

CLARIDOVSNA
(extendiendo su brazo para abrazarlo)
Vicky, lamento llegar tarde, se me complicaron las cosas un poco, discúlpame por favor

VICTOR
Si sí, pasa, no hay cuidado.

CLARIDOVSNA
Pero chico ¿que tienes? te veo demasiado alterado.

VICTOR
Ay Claridovsna, me tienes que ayudar, hice algo muy estúpido.

CLARIDOVSNA
A ver cuéntamelo todo

 VICTOR
Recuerdas esa poción de Toloatzin que me diste para que le pusiera unas gotas en el café del diputado?

 CLARIDOVSNA
¿Si?

 VICTOR
Pues en vez de echarle una gotita como me dijiste…le eché diez.

 CLARIDOVSNA
¡Cómo que diez mijo! Te advertí muy bien que no lo hicieras chica lo has de haber dejado muy estúpido.

VICTOR
Ya sé pero es que ni siquiera me miró cuando le llevé su café, él estaba muy entrado en el periódico.

 CLARIDOVSNA
¿Pero diez gotas? no jodas

VICTOR
Es que me dio coraje que no me mirara, pensé que una pinche gotita no le iba a hacer efecto.

CLARIDOVSNA
¿Bueno y que pasó?

VICTOR
Pues es que luego de tres tragos a su café empezó a convulsionarse. Lo ayudé y aproveché para murmurarle de cerca los versos del conjuro que me diste con el Toloatzin. Y una vez que dije esos versos, dejó de convulsionarse, me miró y me sonrió con una cara de lelo.

CLARIDOVSNA
Es diputado, obvio que tiene cara de lelo

VICTOR
No entiendes, se quedó como estúpido, lo dejé hecho un idiota, no dejaba de sonreírme. Le hablé, le pregunté su nombre pero no me contestaba, solo salían balbuceos de imbécil. Me asusté y me fui.

 CLARIDOVSNA
Te advertí que sólo una gota niño, pero no te preocupes no se morirá.

 VICTOR
Lo sé pero es que ahora no deja de mandarme flores y llamarme a cada rato y cuando le contesto, todo lo que oigo son sus balbuceos de idiota.

CLARIDOVSNA
Y que esperabas, llevaste al hombre al límite y así son las cosas mijo.

VICTOR
Pero es que eso no es todo, ayer entre balbuceos oí que decía “yo abandonar esposa por ti”

CLARIDOVSNA
Bueno chico ¿y no es eso lo que tu querías?

VICTOR
Si pero…

CLARIDOVSNA
Pero qué chico, ya el trabajo está hecho ¿cual es el problema?
VICTOR
Es que también le escuché “renuncié tratratrabajo”

CLARIDOVSNA
¿Y eso qué?

VICTOR
Pues como que qué. Ya no me estaré cogiendo a un diputado.

 CLARIDOVSNA
Entonces ¿no lo amabas como me dijiste en la primera sesión?

 VICTOR
Pues claro que no, sólo me lo quería refinar por ser diputado, se sentiría bien chingarse a un diputado para variar, pero ahora, ni madres.

CLARIDOVSNA

Chico tu me hiciste creer que lo amabas profundamente en la primera sesión, ya veo que no. Pero pa que chingados hiciste ese teatrito de que “no podrías vivir sin el”. No era necesario chico.

VICTOR
Ay bueno ya solo dime cómo le hago para deshacerme de él y que ya no me joda más.

 CLARIDOVSNA
Claro que sí niño, pero primero me tienes que pagar.

 VICTOR
(replegándose hacia atrás)
No, tu me dijiste que te pagara cuando viera resultados.

CLARIDOVSNA
Y los resultados los tuviste mijo, que te hayas pasado con las gotas de Toloatzin no es culpa mía, me tienes que pagar por ese trabajo.

VICTOR
Es que mira en la broncota que me pusiste, primero arregla esto y luego te pago.

CLARIDOVSNA
No, yo no te metí en ninguna bronca niño tu fuiste quien le puso diez gotas de Toloatzin al café de ese pobre infeliz

VICTOR
De cualquier manera estoy en una broncota por culpa de tu pócima y no voy a pagarte hasta que me deshaga de él. Mira como me ha llenado el depa de flores, la gente empieza a sospechar que soy maricón.

CLARIDOVSNA
Mira chico, ya te he hecho bastantes trabajitos gratis. Necesito ver el dinero en mi mano o no te ayudo

 VICTOR
(Le entra una llamada a su celular)
Oh, es mi Peñis, ha de querer su ración. Ahora que lo jubilaron a fuerzas se consuela muy seguido con mi ya sabes.

CLARIDOVSNA
Por cierto todavía no me pagas completo ese trabajito.

VICTOR
Ni te lo pagaré porque ese wey  ya de por si quería, casi casi se insertó solito.

CLARIDOVSNA
¡Pero qué mariconada! ¿entonces no me vas a pagar tampoco eso?

VICTOR
Tengo que contestarle. Hagamos esto, dime como revierto tu conjuro para que este wey del diputado deje de joderme, es el último trabajo que te pido y te pago todo.

CLARIDOVSNA

Así, ¿nomás por tu huevos?

VICTOR
(Encarándose con Claridovsna)
Así nomás, por mis huevos. ¿Cómo la ves?

CLARIDOVSNA
Pues no.

VICTOR
¿Cómo que no?

CLARIDOVSNA
¡No comemierda, no! yo tengo más huevos que tú,  mi vientre produce trece huevos al año como la ves.

VICTOR
Me valen madre tus óvulos.

CLARIDOVSNA
¿Entonces no me vas a pagar? Espérame tantito, le voy a hablar a mi Sosia.

 Victor finalmente contesta su celular y no se oye la conversación.

CLARIDOVSNA

(Saca su celular y hace una llamada)

Sosia, ¿puedes venir por favor?

 Luego de un instante se oye el timbre, Claridosvna abre la puerta. Aparece Sosia, una mujer alta en tacones de teibolera, de curvas pronunciadas y vientre plano, en un vestido entallado. Víctor termina de hablar en su celular.

CLARIDOVSNA
Es ese el maricón del que te había hablado.

VICTOR
¿Pero qué haces? ¿Quién es esta tunanta?

 

CLARIDOVSNA

V-i-ó-l-a-l-o.

Yo te ayudo con un conjuro paralizante.

SOSIA

Me encanta violar jotitos. Me gusta como chillan como magdalenas mientras  los violo con mi cosita comelona.

CLARIDOVSNA

Ya está paralizado. Míralo quedó perfecto para que hagas lo tuyo.

                          VICTOR

No Claridosvnita por el amor de Dios que me hiciste

CLARIDOVSNA

Sosia niña por favor, restriégatele.

VICTOR

¡Ay no, que asco, fuchi!

CLARIDOVSNA

¿No vas a pagarme?

VICTOR

¡Esto es un abuso de confianza, un crimen!

CLARIDOVSNA

¡Mi Sosia por favor bájale los pantalones

VICTOR

¿Estás loca?

¿Pero que haces? ¡Ay no fuchi, que asco aléjate de mi!, ¡no me toques ahí!

Ya estuvo Claridovsna. Vamos a negociarlo.

CLARIDOVSNA

Ya pasó el tiempo de negociaciones, bájale el calzón y ¡viólalo!

VICTOR

No, no, no ya estuvo. Te pagaré todo, sólo déjame hablarle al Peñis.

CLARIDOVSNA

A ver espérate mi Sosia, vamos a ver que hace este cabrón.

VICTOR

No me puedo mover, por favor saquen el celular de mi pantalón. Marquen el número de mi Peñis y pónganmelo en la mejilla para poder hablarle.

SOSIA

(busca entre el pantalón de Víctor que está en el piso)

Ojalá no consigas el dinero putita

VICTOR

¿Mi amor? ¿Tendrás de casualidad un milloncito que me regales? ¿No? Pero y todas esas noticias de millones de dólares invertidos en USA, cuentas en Suiza, etc. etc.? ¿Cómo que el sistema anticorrupción te quitó todo? Ay mi amor, ya ya no llores chiquito.

Mira es la única de tus pendejadas por la cual te has ganado un poco mi respeto. Pero en fin no podré seguir hablando porque están a punto de violarme una asquerosa mujer y su hechicera.

CLARIDOVSNA

 Dale mi Sosia, cógetelo y que chille como la perra que es.

VICTOR

No por favor no. No voy a superar el trauma. Te propongo un negocio si accedes a una sociedad conmigo. Haremos millones.

CLARIDOVSNA

A ver dime.

VICTOR

Hay muchos diputados en la ciudad y tienen mucho dinero y con tus pociones y tus conjuros harás que se prendan de mi y yo podré cogérmelos a todos.

CLARIDOVSNA

Muy bien Victorcito, muy bien. Puedo ver que poco a poco podríamos irnos apoderando de ese cuerpo legislativo de manera literal, un culo  a la vez.

VICTOR

¿A poco no?

CLARIDOVSNA

Si muy bien Victorcito, pero de todo modos,

mi Sosia, ¡viólalo.!

VICTOR

¿Pero porqué?

CLARIDOVSNA

Por mis trece huevos.

FIN