Pastorela futurista

−Alexa, te ordeno que hagas una pastorela, para presentarla en la convivencia de las fiestas decembrinas, con eso nos van a calificar la materia de Historia de México, de los siglos XIX y XX en sus tradiciones. Que parezca que las hicimos estudiantes de 14 años, que sean 7 personajes. Yo ni idea tengo qué es eso. La necesito para mañana a las 7, se me había olvidado decírtelo, la mandas a imprimir y yo la recojo en la impresora.
−Sí, necesito más datos; en qué parte de la República Mexicana, en qué año…
−en la que quieras, tu eres la computadora experta, de última generación, además, ya estamos en el siglo XXII, ya nadie se acuerda de las pastorelas de hace dos siglos, solo la necesito para acreditar la materia, ah!, el vestuario y la escenografía lo imprimes también. Adiós Alexa.
−Adiós.
Al otro día, Iker recoge las hojas, las reparte a sus compañeros, y ensayan la pastorela.
−Oye Iker, ¿podemos cambiarle algunos detalles? La verdad no le entiendo.
−Pues creo que sí, Roby; Alexa, mi apps, es muy literal.
El día de la muestra de las tradiciones la presentadora habla:
− La Institución Tricentenario de la Independencia de México, ciclo 2110-2111 presenta: Pastorela Mexicana. Se llamaba así porque la representaban pastores que iban a ver el nacimiento del Niño Jesús, pero que los siete pecados capitales se los impedían, sin embargo, los pastores luchaban y al final llegaban a ver al Niño Jesús que acababa de nacer, para adorarlo. Y esa era la causa de la cena del 24 de diciembre.

Pastor 1
¿Ya te mandaron el whats con la ubicación de la cueva de Belén, para que nos pongamos en camino?
Pastor 2
No tenemos señal, desde que decidimos ir a la Cueva de Belén, hemos tenido muchos contratiempos. Mejor no vamos, qué flojera ir preguntando, y, ¡si nos perdemos!, qué molestia, mejor lo vemos por facetime, Skype, o You Tube.
Pastora 3
Sí, mejor no vamos, ya tengo hambre; vamos a pedir una pizza por la apps; y en postres punto com hoy es día de descuento en pastel de dátiles y tarta de higos, vamos a pedirlos y que nos los traigan por Uber eats.
Pastor 4
¡No sé qué le vamos a ver a ese niño!, si hoy se estrena una película… un poco fuerte; pero la crítica dice que está muy divertida y con escenas explícitas. Yo quiero ir al estreno, no me importa lo que cuesten los boletos, ¡yo voy a ir!
Pastora 5
No me han dicho cuánto se va a gastar en este viajecito, yo no lo tenía presupuestado, así es que si sale muy caro, yo no voy. Sorry. Tengo que ahorrar para… para.., bueno, tengo que ahorrar.
Pastora 6
¡Para cuando te mueras! Además, ¡ya me desesperé con todos ustedes, son todos unos tontos! Puro discutir y discutir, no los soporto, son unos avaros, comelones, lujuriosos, flojos, y todo…
Pastor 7
Y tú, muy buenecita, ¡no!, eres una pastora iracunda, por eso no te llevas con nadie.
Por mi parte, no voy a ir, no sabemos si ese niño, el que nos anunciaron los ángeles, es el Hijo de Dios. Para dioses, ¡nosotros los seres humanos!, miren todo lo que hemos creado, la tecnología, la red de internet, los avances científicos, clonaciones, cura de enfermedades, generación de otras enfermedades. Hasta creamos la partícula de dios, en el CERN. ¡Qué vamos a perder el tiempo yendo a visitar a un bebé!
Pastora 8
Yo sí voy, y vamos rápido, antes de que vayan otros pastores y sean los primeros en ir; vamos a pedirle la exclusiva a San José, y así seremos nosotros los únicos en estar en vivo con el niño, le sacaré fotos, selfis, video, y lo subiré a mi página y tendré muchos likes. Dicen que van unos reyes magos, vamos a ganarles.
Pastor 1
¡Basta ya, envidias, soberbias! No ven que todos estos pretextos vienen del maligno. Estén muy atentos de sus pensamientos y actitudes que les impiden adorar al Niño Dios. Recuerden lo que nos dijo el ángel: “Os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador que es el Cristo Señor”
Todos a coro
Tienes razón, vayamos al encuentro del Niño Dios para adorarlo, que ha venido a pagar por los pecados que hemos cometido; mínimo démosle las gracias y aceptemos su gesto. “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.”
Gracias.
−Aplaudamos esta pastorela tal y como se hacía en el siglo XIX. Buen trabajo alumnos.
−¡Esa es la maestra de Historia? −Susurra un asistente, y se va.
Fin