Pasarela sui géneris

Los diseñadores de moda ya no pueden marcar tendencia. Hay en todos lados pasarelas y pasarelas, pero no por estaciones del año, o temas, sino por ideologías.
A las ideas más profundas de las personas se les pegaron materiales reciclados, telas sintéticas, moños electrostáticos, agujetas de bazar; y ya las podemos ver.
Se me ocurre “…sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, tanto que ningún batanero en la tierra sería capaz de blanquearlos de ese modo.”
Tal vez los anárquicos, o eclécticos tengan un poco más de dificultad al elegir cómo lucirán; los manipulables no.
Quise vestirme de anárquica, pero no estaban abiertos los establecimientos, era día feriado… para quién.
Me probé trajes eclécticos, pero no combinaban con mis raquíticas estructuras genéticas prehistóricas actuales.
Quise vestirme como yo misma, pero no encontré materiales y diseños propios, eso me pasa por nacer muchos siglos después del inicio del vestido. Qué alguien me sugiera páginas de creatividad… no de vestuario, sino de ideas.
Bueno, ya hablé suficiente de vestuario, ahora me voy a vestir.