Palabras en peligro de extinción

No me dormí para cuidar las palabras que están en peligro de extinción, pero fue inútil, me ganó el sueño.

Cuando desperté, vi que ya habían desaparecido más  palabras esdrújulas, o debería decir, ésdru, como péli, cómu; otras, habían mutado de ortografía, como: k, omg, xoxo, bn, jk, tbm; y las demás en extinción era porque ninguna persona, digo, usuario las volteaba a ver por estar ocupados en usar: Share, login, sign up, spam, flag, compose, unfriend, bot, spoiler, fail, ftw, hash tag, quote;  me enojé y fui con el editor, pero él me presentó su carta de inocencia, dijo que él no las había sacado de diccionario y me echó la culpa a mí.

Le pregunté a un zoólogo qué podía hacer al respecto, pues ellos ya tienen experiencia en eso de… especies en peligro de extinción. Me sonrió y me dijo que las fotografiara, las  pusiera en una página para cuando alguien las buscara en google, y me dio una explicación que no le pedí: “¿Hasta cuándo estará de luto la tierra y la hierba de todo el campo estará seca? Por la maldad de los que moran en ella han desaparecido bestias y aves.” Yo le agradecí y me fui.

Miré en el buscador una página con este tema para realizar la mía. Pero me deprimió ver tanta especie extinta: Pájaro Carpintero de Bermudas, Lavandera de Christmas, Gallina de agua de Hodgen, Hipopótamo enano de Madagascar, Agachadiza  de la isla del sur, entre muchas otras. Y comparé mi lista con el número de palabras extintas, y con pena, constante que también eran muchas: sacrificio-propio, modestia, rectitud, desapego, austeridad, entrega desinteresada, obediencia, entre otras.

Fui a las páginas de especies en peligro de extinción, pero esta vez, no busque cuales eran, sino, qué cuidados estaban haciendo para preservarlas y poderles yo copiar. Hice una lista de ellas: Esperanza, felicidad, caridad, paz, ternura, Dios, confianza, honestidad, amistad sincera, verdad. Segundo, las puse en cautiverio. Tercero, busque ayuda en la red, por cierto, me llegó a raudales; la reproducción de las palabras está siendo todo un éxito, ya una que otra se está alejando de la lista de palabras en peligro de extinción,  hasta el editor me felicitó, y me envió una nota que no entendí: “Y,  ¿quién  habría conocido tu voluntad , si tu no le hubieses  dado la sabiduría y no le hubieses enviado de la alto tu espíritu santo? Solo así se enderezaron los caminos de los moradores de la tierra”. Y  me fui a dormir en paz.

Fin

 

Los comentarios están cerrados