PABLO

Qué desprestigiosa se ha vuelto la vida después de tantos años,

qué insoportable se ha vuelto el sueño tras tantos desvelos.

Pablo caminaba entre la niebla

flotaba en la bahía de la madrugada

a esas horas el tiempo transcurría más ameno

y el sol se le escondía entre los dedos,

iba colina abajo cargando la figura de un espectro que ya nadie recuerda

las viejas hurracas le cantaban con la voz de poesías negras como sus plumas

como si fuese el único ser que las miraba

qué divertido sería ser invisible

como a estas horas

las ramas son mucho más delicadas con el aire

como si temieran romperlo

el viejo sol no las toca por miedo a despertarlas,

y la luna casi muere

las aves lo saben y sufren, es por eso que cantan

Pablo siguió caminando, paso a paso

lento muy lento y su figura alta y delgada y jorobada

desapareció en la fría neblina de esa madrugada

donde jamás salió el sol.

Los comentarios están cerrados