Mis pesadillas necias

Soñé que corría y corría huyendo de mis ya conocidas evasiones en forma de bocas gigantes que me gritaban a cada trote que daban: la verdad os hará libres; desperté y seguí corriendo, no quiero que me atrapen, porque si las volteo a ver tendré que aceptar que hay algo de lo que me quiero evadir, y por eso, es que me escondo de ellas.

Seguí trabajando hasta tarde; fumando, pero solo en los lugares que puedo hacerlo, y bebiendo mi vino tinto de marca libre al final del día; con mi móvil en una mano y el control de la tele en la otra.
Ya me voy a dormir, espero no volver a soñar pesadillas necias.