Los poetas están muertos

 

Vivir es estar dormido, soñando,

de día sólo se deambula, sin vida,

el poeta no duerme, no puede,

está llena su mirada de insomnio,

intenta describir lo que sueña la gente,

que al despertar se les va, no recuerdan.

 

El poeta en vela trabaja, sin tregua,

en sus versos trata de dar fe,

demostrar la existencia de la vida,

relatar lo que pasa en el más allá,

el reino donde uno existe, en la realidad.

 

Un poeta intenta dormitar a la gente

para que sueñe, para que viva,

sin importarle que estén muertos,

en vigilia eterna.