Logística completa

En el festejo del Día Internacional de la Tierra, el encargado del proyecto Everest Limpio 2019 toma la palabra.

“En este 22 de abril, día de la Tierra, vamos a presentar el proyecto ganador para limpiar de tanta basura al Monte Everest. Ha sido una labor titánica de meses de preparación para tener la logística completa. Pero, con el avance tecnológico, los conocimientos científicos avanzados, la sinergia de los países, de las universidades, de los grupos ambientalistas, alpinistas, se presenta al mundo el Proyecto: Everest Limpio2019. Consiste en Cohetes, propulsados con energía electromagnética tratada y otros materiales no contaminantes, que pueden despegar de la base y llegar a cualquier altitud, dirigidos a control remoto. Llevan brazos robóticos para recoger la basura, y depositarla en redes gigantes, traídas por cohetes de trasporte, del mismo tipo, pero, de función diferente. Ya abajo, se hace una separación, todo robotizado, y se procesa molecularmente si es el caso, o se descompone por bacterias, o lo reutilizable como el metal, (tanques de oxígeno, tanques para cocinar, etcétera) se funde y se vuelven a fabricar. Toda la información técnica está en el libro que les hemos entregado.

“Si personas de los cinco continentes hemos ensuciado, las mismas debemos ayudar a limpiarlo. Los países, a lo largo del tiempo, han logrado grandes proezas, pero, no hay nada más satisfactorio que ver a todo el mundo unido por un proyecto común, en beneficio de nuestra Tierra, de nuestros bosques, lagos, selvas, montañas, desiertos, ríos, mares, etcétera.

“Agradecemos a todos los que intervendrán en este proyecto; así mismo, al país en donde se montará la infraestructura las facilidades para realizarlo.  Y por supuesto, las medidas para no ensuciarlo de nuevo están escritas en este folleto, les será presentado por la directora del mismo.”

Uno de los asistentes le comenta a su compañero de junto:

−¡Que nadie vaya!

−¡Cómo crees!, no es solo ir y regresar, es un viaje enigmático, mágico, profundo, que va más allá del tiempo, del espacio, o de las emociones comunes. Mira lo que me encontré en Página en Blanco, sobre el Monte Everest, lo escribió Celia Leticia, se llama: ¿Ascenso o descenso?, te lo leo:

El Monte Everest está ahí, para dos cosas, una es para llegar a la cima…

Ya no sé si voy ascendiendo al Everest o voy descendiendo a la profundidad de mi ser.

Choque constante de ventiscas enfurecidas que no me dejan ver el camino de ascenso, o… choque constante de pretextos remolineados silbantes que no me dejan llegar a mi interior.

Nadie puede llegar al límite sus emociones, si no ha visto de cerca el Everest, cuando sujeta en las manos el equipo para llegar a la cima, o… al suelo de su yo interior.

¿Alpinismo?, ¿deporte?, ¿necesidad?, ¿fuerza?, ¿coraje?, ¿conocimiento de uno mismo?, o solo, ¿majestuoso paisaje?

Y para los que no se nos ha ocurrido ir a la cima de Monte Everest, ¿de qué nos hemos perdido? Y para los que no se nos ha ocurrido descender hasta lo más profundo de uno mismo, ¿de qué, también, nos hemos perdido?

Fin