La retórica del conflicto (IV de IX)

IV

Ser enemigo del hombre

 

El guión de la historia está derruido,

manchado por tintas intolerantes,

resultado de los enfrentamientos con el otro,

de atacar con alevosía las ideas opuestas

y atiborrar de reclamos los espacios en blanco.

 

Clásica insolencia es delirar de superioridad,

verse como protagonista de la vida,

aislar al prójimo a un rol secundario

como un extra que deambula por un fondo pardo.

Los comentarios están cerrados