La Llave

Tus besos son una llave en mis labios

que poco a poco van sorbiendo el óxido de su vieja cerradura.

Abren su mundo de gavetas y puertas atestadas de hilos, tijeras,

agujas, medicamentos, cartas, polvos, perfumes y tuercas y peines

con los que alisar los nudos de mi garganta

y en donde una palabra intenta abrir sus alas hacia el confín de tus ojos.