LA CAMARA PERFECTA

Si lo profano fuera ideal
La única y primera imagen
Tal si fuera el primer amor
Estará guardado para siempre
A todo color en alguna neurona

Sera promesa de blusas blancas
De señoritas elegantes sonriendo
Faldas negras de tributo a lo serio
A la mitad un tinte rojo para identificar

Era la princesa delgada que dijo no
Era la reina que nunca decidió
La mujer que se perdió en si misma
O la joven que extrañamente sigue en pie

Unos 26 bien vestidos para dar batalla
Contra sí mismos o contra todo el mundo
La victoria podría ser lo último por hacer
De caballeros tan lejanos que ya no son

Revisando las sonrisas de locura curable
De memorias inolvidables para perder
Dibujando paisajes donde llegar
Para encontrar a los perdidos
O perderse para encontrar

Junto a la fachada que disfraza la ciudad
Un columpio viejo que es volar
La altura para la lejanía tan cerca
Que el espejo hace que perezca