Instante Nocturno

De la piedra rota del perdón surge el agradecimiento

como de los ojos rotos por el filo del llanto, la flor que presencia                                                                                                a   la eternidad.

La noche madre de las luces las retiene en los vientres de los                                                                                                                 faroles,

hileras de almas inmoviles en la espera del resplandor para                                                                                      regresar a las tinieblas,

de todo lo que brota oscuro surge el nítido andar del agua

y este momento de perdón por la muerte de rostro desconocido,

de senderos  alumbrados y tan nuestros,

de reflejos que se reconocen al principio extraños

y después se saben hermanos en el tiempo.

 

La muerte como la vida portan el mismo semblante anacarado

dispuesto a asaltarnos en el fondo de las mareas del sueño

una y otra son la de esta calle hacia el amanecer de la noche

cuando esta se desnuda al despertar.

 

La noche siembra sus frutos de claridad que ha de segar la aurora

tras el velo de los montes y los mares, tras el crujir de nuestros                                                                                                                   pies,

La noche siembra  de focos y cocuyos la húmeda tierra del                                                                                                                 corazón,

siembra botellas de mensajes esparcidos,

cabezas de budas que hablan semillas y cantan ríos

 

Camino y perdono la muerte impuesta  que nos desenmascara

reconosco el instante nocturno,

reflejo del agua que eterna y oscura

está preñada de todo destello.