Inexistencias

Solo
el pleno
vacío
de rotonda,
la confusión
de las rosas
y las cosas,
mi renuncia
a la vida
y la distancia
que entre brazos
yace fría
y también sola.

Fui
por un instante
un individuo
una herida
un león
una gracia
una ola
que no alcanza
a los placeres
ni al olvido
de la arena
intempestuosa.

-eso resta de la risa,
y de la suerte,
solo restan mariposas.

No hay copla
para el agua,
eso parece,
no hay elegía
o compañero
-ni lagunas-
ni pan que calme
las hambrunas
de la gente,

no hay septiembre
no hay ni una
caricia al aire
que se pose
en mi mano pensativa
y goce,

que no hay ente
que acompañe,
no hay temple
no hay opuesto
ni apuesto
solo brisas,

y nada
nada más
que lisas
e inocuas
inexistencias.