Generación inexpresiva

Sentimiento de compasión infiltrado en la nada.
Extracción lograda de la sensibilidad al dolor ajeno, en los recién nacidos de código de barras 2010.
Daltonismo invasivo en los corazones juveniles, al ver de reojo escenas de sufrimiento provocado.
Ausencia de expresiones faciales de alegría y tristeza en la niñez pluricultural, con pulgares evolucionados.
Os hemos tocado flauta, y no habéis bailado, os hemos entonado endechas, y no habéis lamentado.
Búsqueda frenética de los adultos, del antídoto para este comportamiento… antes de que los contagien.