Entre metáforas y electrones

Doce uvas

…y es que al revisar la biografía personal, mucho se queda pendiente; hay ideas sueltas por aquí y allá, deseos frustrados, convicciones sucias que , como  a un calcetín,  hay que darles la vuelta. Por eso hay que hacer una lista, poner orden, proponerse objetivos claros. Crecer en músculo y no en grasa Terminar la tesis Sonreír más Pagar las deudas Levantarse temprano Beber menos Fumar menos Maldecir menos Hacer caso a ese bobo lenguaje empresarial y atender nuestras áreas de oportunidad. Espero, y lo digo con la sinceridad que se contagia en estas fechas, que logren sus nuevos propósitos, al menos la mayoría. Aquí van los 12 míos, uno para cada mes de este 2015;  tan imposibles como los anteriores, pero yo tan convencido de poder lograrlos.

  1. Descubrir un cometa en el cielo del poniente, para nombrarlo con tus siete letras
  2. Fotografiar un fantasma a punto de esfumarse en la primera luz del día
  3. Proponer un nuevo teorema, tan bello en su lenguaje y tan útil para casi todo como ese que dice “En un triángulo rectángulo, la suma de los cuadrados de sus catetos es igual al cuadrado de su hipotenusa”
  4. Obligar a mi sombra a que sea ella quien me persiga, extraviarla en el agua y en los espejos.
  5. Viajar en bote hasta el fin del mar y palpar la tensión del horizonte
  6. Aprender a chiflar como un pájaro de grande envergadura, dejar atrás ese cursi silbido de gorrión
  7. Reservar una noche de luna, para conversar en calma y sin el rencor de otros debates con el dios de mis abuelas
  8. Encontrarme conmigo niño al final del pasillo, con sus ojos y mis manos resolver la paradoja del tiempo
  9. Hurgar en los antiguos textos de todas las religiones, encontrar el conjuro certero que proteja a los míos del sufrimiento
  10. Escribir la canción del viento, el poema del fuego, el cuento del mar, la novela de la tierra seca del desierto
  11. Escuchar del otro lado de la fogata las viejas historias de familia
  12. Levantar la mano, alzar la voz, precisar la pluma, izar la bandera de mi vocación.

 

Arreglar la lavadora Hacerle servicio al auto Impermeabilizar el techo Sellar las goteras en la tubería. La lista sigue y sigue, con el cambio de cifra en el calendario viene una motivación que hay que aprovechar. Feliz año nuevo

Los comentarios están cerrados