¿En la cárcel o fuera de ella?

Privación de la libertad, ¿cuál?

Leyes y horarios a seguir, ¿Aquí no?

Personas malas y no tanto, ¿Hablan del mundo?

Culpabilidades atoradas en las sentencias, ¿las mías?

Aturdido sonsonete: defiéndete, ¡lo oigo en la calle!

Comida repetida, e impuesta, ¡Hoy eso comí!

Aburrición, espera, aburrición, espera, ¡caigo en la cuenta!

Sacan lo peor y lo sublime de mí, ¡me conozco!

Aprendizajes siniestros, ¿el bullying cuenta como eso!

Relaciones tóxicas no distantes, ¡vivimos en el mismo suelo!

Ropa que me identifica, ¡a mí también!

Soledad acompañada, ¡por eso hay tantas lágrimas ocultas!

Terapias impuestas… quisiera asistir a una.

Derechos humanos vigilantes… páseles mi dirección.

Viviendo las consecuencias de mis actos… ni un día dejo de recordarlo.

“Si persigues la justicia, la alcanzarás… el que tenga oídos, que oiga.”