El Vagabundo Francés

Modelo de Traje Para Vagabundo - Remedios Varo, 1957Modelo de Traje Para Vagabundo – Remedios Varo, 1957

Este era un vagabundo que se hizo un traje muy cómodo y práctico. Estaba hecho sólo de un armazón de madera recubierto de un textil fino e impermeable. Lo extraordinario es que era un medio de locomoción propulsado por un par de hélices (una instalada en la punta del sombrero y otra en la punta superior de un larguísimo bastón que el vagabundo nunca soltaba) y de tracción delantera. Si levantaba su bastón, el traje se detenía.

Su traje se cerraba herméticamente por las noches y entonces adquiría el aspecto de un  capullo enorme. Al vagabundo le gustaba tanto su traje que sólo se lo quitaba para lo necesario.

En la parte  que cubría su cara,  había una puertecita de madera que se cerraba con llave por dentro. Cuando amanecía para él,  lo primero que hacía era abrir  un recoveco en la parte derecha de su traje de donde colgaba un pequeño estante con tres  libros y por encima de ellos, el retrato de una mujer de ojos hermosos. Inmediatamente después, abría los botones a la altura de su pecho para descubrir la maceta donde cultivaba una rosa que te hacía pestañear.

Sus ojos azul cómo el mar nuestro, su barba rojiza y su piel blanca lo delataban cómo extranjero. Tenía un gato pardo que estaba entrenado para recolectar monedas cargando  un sombrerito en el hocico, pues era  frecuente ver al vagabundo posar quieto en el malecón  atrayendo todas las miradas extranjeras. ¡Merci! gritaba cuando la gente le daba al gato pardo una moneda. ¡Au revoir! cuando se retiraba. Y entonces le empezaron a llamar el vagabundo francés.

Todo su andar era un espectáculo. Y se volvió muy popular entre la gente. Se paraban a admirar su traje pero su expresión hermética impedía que alguien se atreviera a preguntarle algo. Sin embargo se  bastaba de su sonrisa melancólica y su mirada serena para conmoverte a darle tu atención o una moneda.

El caballero de parísPasaron así siete años y llegó la revolución. Toda persona sin oficio ni domicilio fijo fue perseguida. Vagos, drogadictos, prostitutas, proxenetas, traficantes, eran extorsionados y encerrados en el psiquiátrico. Nosotros supimos que el vagabundo se escondió por un tiempo en la selva, pero la tela de su traje no estaba hecha para resistir tanta humedad. Lo encontraron luego de tres meses y  nadie volvió a saber de él.

Dicen que se murió en cuanto lo sacaron a la fuerza de su traje. Otros dicen que murió cuando quisieron bañarlo. Quien era la mujer del retrato y de donde provenía este caballero vagabundo jamás lo supimos, pero el pueblo de ese entonces lo extrañó tanto que le hicieron esta estatua de bronce. Tócala , dicen que al  jalar tres veces de su barba el espíritu del vagabundo te trae buena suerte.

Los comentarios están cerrados