El piano en la playa (primera parte)

Tomarás una caminata,

alejándote del caos urbano,

de los hilos que te mueven

y de la rutina obligada.

 

En tu escasa soledad, meditarás,

¿qué envuelve tu existencia?

por siempre atrapado en tu cuerpo,

los ojos como únicas ventanas,

nadie escuchará tus pensamientos.

 

Mientras más te acercas al mar,

sentirás estar destinado a la grandeza,

o haberlo estado.

Debes ser único y significante en tu andar

de qué otra forma explicar tu conciencia.

 

Sentirás los pies húmedos,

en el mar, la infinidad de la reflexión,

redentora del miedo a la muerte;

entonces será que veas lejos, difusa,

una inmóvil silueta negra,

enterrada en las arenas del olvido.

 

Al llegar a su encuentro se te revelará,

inmensa belleza y misterio,

abandonado a mitad de la playa

sin uso, sin defectos, sin dueño,

un piano yaciente.