El diccionario del diablo GAN-GUI

Ganso, s. Ave que suministra plumas para escribie.  Estas, por algún proceso oculto de la naturaleza, son penetradas y bañadas con diversos grados de energías intelectuales de las aves y su carácter emocional, de manera que cuando se entintan y se deslizan mecánicamente a través del papel por una persona llamada  autor”, resulta una muy justa y precisa transcripción de pensamiento y sentimiento de dichas aves. La diferencia entre los gansos, como se ha descubierto por este ingenioso método, es considerable: muchos se encontró que sólo tienen poderes triviales e insignificantes, pero algunos se puede ver, son de hecho grandes gansos.

Gárgola, s. Desagüe  en los tejados de los edificios medievales, que por lo común tiene la forma de la grotesca caricatura de un enemigo personal del arquitecto o del propietario. Esto ocurría sobre todo en las iglesias y edificios eclesiásticos, cuyas gárgolas ofrecían una verdadera “galería de delincuentes” formada por los herejes y disidentes locales. A veces, al entrar en funciones un nuevo deán, las viejas gárgolas eran reemplazadas por otras, más estrechamente relacionadas con los resentimientos privados de los nuevos titulares.

Gato, s. Autómata blando e indestructible que nos da la naturaleza para que lo pateemos cuando las cosas andan mal en el círculo doméstico.

Este es un perro,
Este es un gato.
Esta es una rana,
Esta es una rata.
Corre, perro, mew, gato.
Salta, rana, roa, rata.
-Elevenson

Genealogía, s. Estudio de nuestra descendencia hasta llegar a un antepasado que no tuvo interés en averiguar la suya.

Generosidad, s. La liberalidad de quien tiene mucho, al permitir a quien no tiene nada, conseguir todo lo que pueda.

      Una sola golondrina, se dice, devora a diez millones de insectos
   cada año. El suministro de estos insectos, considero una señal
   del ejemplo de la generosidad del Creador en la preservación de la vida de su criaturas.

Henry Ward Beecher

Generoso, adj. Originariamente, esta palabra significaba noble por nacimiento, y se aplicaba rectamente a una gran multitud de personas. Ahora significa noble por naturaleza y va cayendo en desuso.

Geógrafo, s. Sujeto que puede explicarnos de improviso la diferencia entre lo que está fuera del mundo y lo que está adentro.

Geología, s. Ciencia de la corteza terrestre, que sin duda incluirá la del interior del globo cuando un charlatán salga de un pozo. Las formaciones geológicas del planeta ya observadas son: el Primario, o inferior, que está formado por rocas, huesos de mulas empantanadas, cañerías de gas, herramientas de mineros, viejas estatuas desnarigadas, doblones y antepasados. El Secundario está constituido principalmente por gusanos colorados y topos. El Terciario comprende vías férreas, pavimentos, hierbas, víboras, botines enmohecidos, botellas de cerveza, latas de tomates, ciudadanos intoxicados, basura, anarquistas e imbéciles.

Glotón, s. Persona que escapa a los males de la moderación al cometer la dispepsia.

Gnomo, s. En la mitología del norte de Europa, un duende enano que habita las partes interiores de la tierra y que tiene la custodia especial de tesoros minerales. Bjorsen, que murió en 1765, dice que los gnomos eran bastante comunes en el sur de Suecia en su niñez, y con frecuencia los vio corriendo en las colinas en el crepúsculo de la tarde. Ludwig Binkerhoof vio tres en fecha tan reciente como 1792, en el Bosque Negro, y Sneddeker afirma que en 1803 condujeron a un grupo de mineros de una mina de Silesia. Basando nuestros cálculos en datos suministrados por estas declaraciones, nos encontramos con que los gnomos eran probablemente extintos ya en 1764

Gnóstico, s. Una secta de filósofos que tratan de fusionar a los primitivos cristianos con los platónicos. Los primeros no quisieron entrar en conversaciones, y la combinación falló, con gran fastidio de los promotores de dicha fusión.

Gnu, s. Animal sudafricano, que en su forma domesticada se parece a un caballo, un búfalo y un ciervo. En estado salvaje, se parece a un rayo, un terremoto y un ciclón.

Gobierno monárquico, s. Gobierno.

Gota, s. Nombre que da el médico al reumatismo de un paciente rico.

Gracias, s. Tres bellas diosas, Aglaya, Talía y Eufrosina, que asistieron a Venus, sirviendola sin sueldo. No costaba nada mantenerlas, pues comían muy poco y se vestían según el tiempo, con la brisa que soplaba en ese momento.

Gramática, s. Sistema de trampas cuidadosamente preparadas en el camino por donde el autodidacto avanza hacia la distinción.

Gravitación, s. Tendencia de todos los cuerpos a acercarse unos a otros con fuerza proporcional a la cantidad de materia que contienen; la cantidad de materia que contienen se determina por la tendencia a acercarse unos a otros. Bello y edificante ejemplo de cómo la ciencia, después de hacer de A la prueba de B, hace de B la prueba de A.

Guerra, s. Subproducto de las artes de la paz. Un período de amistad internacional es la situación política más amenazadora. El estudioso de la historia que no ha aprendido a esperar lo inesperado, puede perder la esperanza de cualquier revelación. La máxima, “En tiempo de paz preparate para la guerra” tiene un significado más profundo de lo que parece; quiere decir, no sólo que todas las cosas terrestres tienen un fin, que el cambio es la única ley inmutable y eterna, sino que el terreno de la paz está sembrado con las semillas de la guerra y favorece su germinación y crecimiento.

Cuando Kubla Khan decretó su “majestuoso palacio de placeres”, es decir cuando hubo paz en Xanadú y se hacían gordos festines, sólo entonces, “oyó a lo lejos Antiguas voces que anunciaban guerra.” (Las dos citas pertenecen a “Kubla Khan”, poema inconcluso de Coleridge.) Coleridge era no sólo un gran poeta, sino un hombre sabio, y no en vano recitó esta parábola. Necesitamos menos “manos tendidas por encima de los mares”, y algo más de esa desconfianza elemental que constituye la seguridad de las naciones. La guerra se complace en venir como un ladrón en la noche; y la noche está hecha de promesas de amistad eterna.

Guillotina, s. Máquina que hace que un francés se encoja de hombros con buen motivo.