El Diccionario del Diablo — AFO-ARZ

AFORISMO, n. Sabiduría predigerida.
El flácido odre de su cerebro
le lleva a cierta tensión patológica,
Y los huecos de su abismo sin llenar
la gota de un aforismo.

“The Mad Philosopher,” 1697

AGITADOR. Hombre del Estado que manda infiltrar las protestas de la sociedad civil

AIRE. Sustancia nutritiva suministrada por una Providencia generosa para el engorde de los pobres.

ALIEN. Un soberano estadounidense en su periodo de prueba.

ALÁ. El Supremo Ser Mahometano, a diferencia del Supremo Ser Cristiano, Judío, etc.

ALIANZA. En política internacional, la unión de dos ladrones que tienen sus manos tan profundamente insertadas en los bolsillos uno del otro que no pueden saquear por separado a un tercero.

ALTAR. El lugar donde antiguamente el sacerdote arrancaba, con fines adivinatorios, el intestino de la víctima  y cocinaba su carne para los dioses. La palabra ahora rara vez se usa, salvo para aludir al sacrificio de la tranquilidad y  libertad que realizan dos tontos de sexo opuesto.

Se detuvieron ante el altar y  se suministraron
El fuego así mismos, con el que su grasa quemaron
En vano sacrificio!—ningun dios reclamará
Una ofrenda quemada con una llama que no es sagrada
M. P. Nopput

AMBICIÓN, n.  Un deseo irresistible de ser vilipendiado por los enemigos mientras uno vive y ridiculizado por sus amigos cuando uno ha muerto.

AMISTAD. Barco lo bastante grande como para llevar a dos con buen tiempo, pero a uno solo en caso de tormenta.

AMNISTÍA, n.  Magnanimidad del Estado para las personas cuyo castigo sería demasiado caro para el Estado.

AMOR. Enfermedad temporal que se cura con el matrimonio, o alejando al paciente de las influencias bajo las cuales ha contraído el mal. Esta enfermedad, como las caries y muchas otras, sólo se expande entre las razas civilizadas que viven en condiciones artificiales; las naciones bárbaras, que respiran el aire puro y comen alimentos sencillos, son inmunes a su devastación. A veces es fatal, aunque más frecuentemente para el médico que para el enfermo.

ANORMAL. Que no responde a la norma. En cuestiones de pensamiento y conducta ser independiente es ser anormal y ser anormal es ser detestado. En consecuencia, el autor aconseja parecerse más al Hombre Medio que a uno mismo. Quien lo consiga obtendrá la paz, la perspectiva de la muerte y la esperanza del Infierno.

ANTIAMERICANO.  Perverso, intolerable, pagano, pero que está muy bien informado.

ANTIPATÍA. Sentimiento que nos inspira el amigo de un amigo.

AÑO. Período de trescientos sesenta y cinco desengaños.

APÓSTATA. Una sanguijuela que, habiendo penetrado el caparazón de una tortuga sólo para encontrar que dicha criatura ha estado durante mucho tiempo muerta, considera conveniente formar un nuevo vínculo con una tortuga fresca.

ANTIPATÍA- El sentimiento inspirado por el amigo de un amigo.

APELACIÓN. En la ley, poner los dados en el cubiete para tirar nuevamente.

APETITO. Un instinto implantado cuidadosamente por la Providencia como una solución a la cuestión laboral.

APLAUSOS. El eco de un lugar común.

ARQUITECTO Alguien que hace el borrador del plano de tu casa, y planea el borrado de tu dinero.

ARDOR La cualidad que distingue al amor sin conocimiento.

ARENA. En política, una pista de ratas imaginaria en la que el hombre de Estado lucha contra su propio récord.

ARISTOCRACIA.  Gobierno de los mejores hombres (En este sentido la palabra es tan obsoleta como ese tipo de gobierno.) Los chicos cercanos al poder que visten trajes lustrosos,  camisas limpias, culpables del atraso y manipulación mediática y con cuentas bancarias de origen sospechoso.

ARMADURA. Vestimenta que usa un hombre cuyo sastre es un herrero.

ARADO. Implemento que pide a gritos manos acostumbradas a la pluma y nalgas acostumbradas a los curules.

  ARREPENTIMIENTO. Fiel servidor y secuaz del Castigo. Suele traducirse en una actitud de enmienda que no es incompatible con la continuidad del pecado.

ARRESTO. Detener formalmente a alguien por ser inusual.

Dios hizo el mundo en seis días y fue arrestado en el séptimo

ARRUINAR. Destruir. Específicamente, destruir la creencia de una dama en la virtud de las damas.

ARSÉNICO. Especie de cosmético al que son afectas las mujeres y que, a su vez, las afecta grandemente

“Comer arsénico? Sí, todo lo que tengas”
Consintiendo, él habló;
“¡Es mejor que  comas esto, mascota,
Que ponerlo en mi taza de té. ”
Joel Huck

ARZOBISPO. Un dignatario eclesiástico un poco más santo que un obispo.

Si yo fuera un arzobispo alegre,
Los viernes me gustaría comer todos los peces
Salmón y lenguados y pejerreyes;
En los otros días, todo lo demás.
Jodo Rem

Gracias por leer y compartir.

Los comentarios están cerrados