EL CHASQUIDO DE LAS HORAS

Las pronuncia el silencio mientras recorre el pasillo,

lleva botas puntiagudas el recuerdo

avanza a zancadas por la memoria con sus huellas de humo, denso y negro.

Desayuna fotografías olvidadas en algún desván

ha bebido la música del primer y último baile del colegio

se vistió con el viejo traje del abuelo

y calzó los zapatos polvosos bajo la cama.

Es extraño verlo caminar por toda la casa

y preguntar, sí me aún me recuerda.

 

Los comentarios están cerrados