De todas formas

 

Me curo el aire
con las azucenas rotas
del parque recorrido.

Detrás se encuentra nuestra casa
nido de nadie, edificio vacío
de espejismos y polvo
con sus rosas escasas.

Cómo me dolió
permitir acurrucarte en mi pecho
y dormir entre tus manos
hasta el medio día.

De haber sabido que así sería
te dejaba volver al seno de mi alma,
a tomar café
en el fondo de mi espíritu,

si marcharías al alba
de todas maneras,
si partirías al sol
de todas formas.