¿Cuál es la enfermedad?, doctor.

Para Mladen Stilinović

Qué más quisiera que escupir
y vomitar la verdad.
Qué más deseo, que lo sublime
qué más quiero: transgresión,
eternidad.

Pero conjeturamos lo siguiente:
la proeza es realidad,
a qué tiendo, a qué correspondo,
lo absoluto es paleontología
y no reconozco el tiempo.
¿Qué busco?.
Es aburrido y deprimente
reconocer la gran proeza,
flotas y te ahogas,
no hay oxígeno,
sólo olas y redes.

Idiota, por querer lo incesante,
el falso, maquillado e ilusorio
camino de-a.
La certidumbre ahoga,
la incertidumbre respira
vida.
Ahora, pleno.
Ayer, pleno.
Futuro, quebrado.

Pensar la temporalidad,
sin facciones ni rasgos
es soñar fundamentos.

Encuéntrame conciliando ataques
de la condición,
con palmadas al cuerpo,
golpes fuertes que rodean
momentos.
¡Suficiente, suficiente!
exclamo, porque no alcanza,
el intento tiende a lo menos.

Y si, resguardo unidad
sin saberlo.
Sólo con síntomas no enfermo.

Me hago viejo,
me consumo,
exploro, explotando.

Posibilidades inacabadas
Instante.

Punto y a parte.