Cruz

¿Quién dijo que al mundo no lo sostenían cuatro elefantes!

Bueno, no eran exactamente elefantes, ni tortuga gigante.

No literalmente por fuera, ni pasaba por el epicentro.

Pero, debe ser algo que está ahí, y no lo vemos.

 

La estafeta multiforme esta desgastada,

ha pasado por muchas manos,

alguna vez tuvo tres nudos, otras tintero y papel,

pero en muchas, chorreaba sangre.

 

Ahora es difícil asirla: espina, pica, raspa;

pero si se toma por el centro

sus palpitaciones la hacen suave

Arma diseñada en el cielo, empacada con sumo cuidado.

 

Estampita letal, parece inofensiva, pero no lo es.

El enemigo lo sabe, el que la posee no lo cree.

Solo hay una arma más poderosa que esta,

pero todavía no sale al mercado.

Los comentarios están cerrados