Bestias.

Los hombres son bestias desconocidas,
entes extraños de abismos circundantes,
soledades encontradas
a la mitad de la noche
caminando por el paseo
de las sombras.
Hoy, esos espejos ambulantes,
al merodear por
el puente del augurio
se toparon de frente a frente
con la sangre
y encontraron al horror
en el reflejo de sus rostros:
La posibilidad
de las realidades infinitas.