BESOS Y SILENCIO

Eran blancos mis besos, sí, eran blancos

como mariposas arrancadas del cuaderno  y transparentes sus alas,

de espejos, sí, eran de espejos .

y tímidos como de papel con dibujos de un día                                                                                                                                                                                   soleado.

Volaban hacia un labio cual si este  fuera rosa, árbol, cielo o                                                                                                                  refugio  de verdad.

Y  un día los llamó el anzuelo del miedo

y blancos como cristales, como símbolos  de niñez,

como las hadas   que erran en su primavera

se extraviaron  en la boca de un fantasma  al rozar sus alas el marco del silencio.