Amanece en Oaxaca…

Amanece en Oaxaca
y las orquídeas se desnudan
en los ojos de Cristina
los grillos nos sacan la lengua
y un ramo de luminarias
se transfigura bajo el agua
los manglares escupen corazones
en un frenesí telúrico
islas de argón y ámbar
rayan la lontananza
y la Vía Láctea se vuelve
un crótalo de vapor
cuando amanece en Oaxaca
y la espuma en la playa asemeja
un infinito bosque
de serafines ahorcados