Actividades vacacionales en casa

Traumas liberados poco a poco mientras se distraen.

Aparición de implantes cafés para tapar todo lo que quiero ocultar.

Sensaciones inconexas y descoloridas atacándome el cuero cabelludo.

Roturas arquetípicas en combinación con la Lotería Nacional.

Ansias de desalojo de extorciones desajustadas.

Desfile de cientos de esferitas donde asirme, pero solo un par de manos… y nada de ganas para decidir.

Hipotéticas locuras de vidas alargadas, desviadas por “el qué dirán.”

Aburrición camuflageada de mensajes, videos y memes impositivos.

Yo solo digo: “Bulle mi corazón de palabras graciosas…”