3:47 horas

−Déjenme sus reportes sobre el escritorio, tengo una junta urgente –dice el jefe de vigilancia de la empresa Biogenética Internacional a una docena de vigilantes del turno de la noche.
−Puedo hablar con usted, tengo algo que decirle –le dice uno de los vigilantes.
−¡Pasó algo extraordinario!, ¿está en el reporte?, ¿a qué hora fue?, ¿se ve en las cámaras de seguridad?, ¿es importante?
−Sí y no, sí, 3:47 de la mañana, no sé, sí.
−No entiendo nada. Tiene 2 minutos para decirlo.
−Vino un señor, apareció atrás de mí, note como que no pisaba el suelo, y se paró en la puerta. En mi tablet apareció que era un trabajador, salió su nombre, su foto y todo, pero no decía en qué departamento trabajaba. Yo le pregunté eso, llamándole por su nombre y checando su foto. Él me dijo que había trabajado ahí hace 20 años, fue jefe del departamento de Logística Interna; que no conocía esta sección nueva, que le gustaría entrar, pero que era muy respetuoso de la seguridad, por eso no había entrado, hasta que yo le diera permiso, aunque, él podría atravesar la puerta si quisiera. Yo le dije que no, y él se fue flotando rapidísimo y atravesó la ventana hacia afuera. Ahí me asusté.
−¡Por favor!, ¿Qué tomó?, ¿se quedó dormido y lo soñó?, ¿está en el reporte?
−Nada señor, ni un momento, y solo café, lo que siempre tomo, todo está ahí, puede revisar las cámaras de seguridad.
−Eso voy a hacer, pero ahora tengo una junta, quite eso del reporte, es imposible, haga uno nuevo, voy a revisar las cámaras y si hay algo, lo mando a traer.
−Sí señor, ahorita lo hago.
En la junta, habla el encargado del centro electrónico de seguridad.
−En el registro electrónico de personas que anduvieron por la sección de investigación en la noche, exactamente a las 3:47 horas, estuvo merodeando por los pasillos un ingeniero, aquí está su foto y nombre, que trabajó en esta empresa hace 20 años, y fue jefe de Logística Interna; cuestión imposible porque la detección fue por Iris con el sistema más avanzado que hay, y es inviolable. Otro suceso fue que aquí se ve a este guardia hablando, pero no hay nadie, revisa su tablet y sigue hablando, luego empieza a sudar visiblemente, se ve que se hace pipí en los pantalones, y se persigna varias veces, miren sus labios, está diciendo Padre Nuestro que estas en los cielos…
En la mañana, un ingeniero que trabajó en la empresa Biogenética Internacional le cuenta a su esposa que tuvo un viaje astral a la empresa donde trabajó hace veinte años. Ella, como siempre, no le creyó.
Fin