Nombres

¿Qué hay sobre la línea
del misterio
en el horizonte?
Nada hay.
Excepto furia.
Lluvia.
Ceniza.
Valle de sombras.
Cabalgatas hacia el alba.

La facultad de nombrar al mundo
se vuelve inútil
a la lengua de los hombres.

Y las cosas que más duelen
no tienen nombre.
Ni “abandono”
ni “desdicha”
ni “desconfianza”
ni las palabras
que se amoldan como puentes
pueden entallar los sentires.

Sólo los vuelven trizas.